Final de la Liga de Campeones y final de la Liga Europa de la UEFA

Implementación eficaz de la emisión de entradas electrónicas con tecnología blockchain


En tan solo cuatro días, SecuTix Solutions y la UEFA organizaron de forma eficaz tanto la final de la Liga Europa de la UEFA en Gdańsk como la final de la Liga de Campeones de la UEFA en Oporto, siendo este último el partido de fútbol europeo con mayor asistencia desde el inicio de la pandemia.

Con las restricciones locales de distanciamiento social que SecuTix y los equipos de la UEFA debían respetar, un cambio de sede de último minuto y el lanzamiento de una aplicación de venta de entradas electrónicas, esta hazaña no fue tarea fácil. Caspar Fall, director de proyectos sénior de SecuTix, y Philippe Margraff, director de operaciones de ingresos de la UEFA, explican los desafíos a los que se tuvieron que enfrentar y cómo el sistema de venta de entradas electrónicas respondió rápidamente para recibir a los aficionados en los estadios de forma segura.

Gestión del cambio de sede en un corto plazo

En un principio, se había planeado que la final de la Liga de Campeones de la UEFA se celebraría en Estambul. Pero cuando dos equipos ingleses, Manchester City y Chelsea, se clasificaron para la final, resultó evidente que sus aficionados no iban poder viajar fácilmente a Turquía para ver el partido debido a restricciones de viaje. Por lo tanto, la UEFA cambió la sede de la final a Oporto con escasa antelación el 13 de mayo, poco más de dos semanas antes del partido.

Con respecto al cambio de país y sede en el último minuto, Fall dijo: «Esta es la primera vez que cambiamos de sede con tan poco tiempo de antelación. La UEFA utilizó nuestra plataforma para organizar un nuevo partido en una nueva sede. Afortunadamente, la UEFA ya había organizado partidos en Oporto durante la fase final de la Liga de las Naciones de la UEFA en 2019, por lo que el mapa de asientos ya estaba disponible y el sistema de control de acceso al estadio ya estaba integrado».

Esta fue una buena noticia, ya que el equipo necesitaba concentrarse en su mayor desafío: vender entradas para la nueva sede en un plazo de poco más de quince días.


Nuevo sistema de entradas para el público en general

Todas las entradas para el público en general se vendieron exclusivamente a través de UEFA.com y se distribuyeron en la plataforma de venta de entradas electrónicas menos de una semana antes del partido.

«Para el público en general, que eran principalmente espectadores portugueses locales, organizamos una “venta de último minuto”, que se realizaba por orden de llegada.

Esto era algo nuevo para la UEFA, que siempre había preferido realizar loterías para hacer frente a la gran demanda de entradas. Pero esta vez no hubo tiempo para organizar una lotería, y rápidamente el público compró 1.700 entradas».

Aplicación de venta de entradas electrónicas con blockchain

Aunque anteriormente ya se habían emitido entradas electrónicas con tecnología blockchain en una final de la Liga Europa de la UEFA, esta fue la primera vez que se utilizaron entradas digitales en una final de la Liga de Campeones de la UEFA. El sistema utiliza tecnología basada en blockchain para crear entradas electrónicas seguras para teléfonos inteligentes Android e iOS. Funciona mediante la generación de una entrada cifrada única que es completamente rastreable, eliminando el riesgo de encontrar entradas falsas y simplificando el proceso de transferencia o devolución de entradas. Con la aplicación, los aficionados que tengan entradas pueden descargar, transferir, conservar o asignar una entrada a un invitado de forma segura en cualquier momento.

«Se requirió una gran cantidad de preparación para tener lista la aplicación de venta de entradas para cada evento. La UEFA realizó muchas pruebas en múltiples dispositivos móviles y sistemas operativos, pruebas de alta carga y pruebas de control de acceso de entradas electrónicas para garantizar que todo funcionara sin problemas», dijo Fall.

Con el cambio de sede de Estambul a Oporto, la final de la Liga de Campeones de la UEFA provocó otro desafío: había que preparar rápidamente la aplicación para Oporto en lugar de Estambul, renombrarla para la nueva sede y hacer que estuviera disponible para descargar en las tiendas a tiempo.

La plataforma funcionó bien con el 63 por ciento de las entradas para la final de la Liga Europa de la UEFA, es decir, 5.700, emitidas a través de la aplicación. Para la final de la Liga de Campeones de la UEFA, el porcentaje de éxito fue del 28 por ciento, 4.500 entradas. Cada uno de los clubes finalistas tenía una asignación de 6000 entradas reservadas para sus seguidores, y la venta de las mismas fue realizada por los clubes directamente.

Solución a las restricciones sanitarias locales

Las reglas de distanciamiento social eran diferentes en cada país de acogida. Las autoridades de Polonia permitieron que el estadio tuviera disponible una cuarta parte de su capacidad total (9.500 entradas), mientras que el Estádio do Dragão de Oporto permitió la venta del 33 por ciento de los asientos o hasta 16.500 entradas.

Para gestionar el distanciamiento social, la UEFA bloqueó tres cuartas partes de los asientos en Gdańsk y dos tercios de los asientos en Oporto. Luego separaron los asientos de forma individual siguiendo el patrón de un tablero de ajedrez. Esto les permitió saber de antemano la capacidad exacta de cada estadio, y funcionó mejor que los grupos de asientos en paralelo a medida que aumentaban las ventas.

«Ambos partidos salieron extremadamente bien, los espectadores entraron a los estadios fácilmente con sus entradas electrónicas. Las finales nos han demostrado la eficacia de la emisión de entradas electrónicas con blockchain, que implementaremos de manera más amplia en la Eurocopa masculina a finales de este mes».